Pacto de los Océanos

Los océanos del mundo son la clave para la conservación de la vida en el planeta. El océano es el conducto por el que se cursa el 90 por ciento del comercio mundial, y se conectan personas, mercados y medios de subsistencia. Habida cuenta de esa capacidad de interconexión, todas las naciones del mundo deben esforzarse por hacer de los océanos lugares de seguridad y sostenibilidad de las actividades marítimas para toda la humanidad.

Los océanos ofrecen una amplia gama de ventajas para el bienestar humano y la prosperidad, como la producción de alimentos, la creación de empleo, la moderación de la temperatura, el secuestro del carbono, el ciclo de los nutrientes, los hábitats y la diversidad biológica, el turismo, además de su calidad de fuente de energía, entre otras cosas. Los seres humanos, sin embargo, han expuesto los océanos a riesgo de daños irreversibles a través de la pesca excesiva, el cambio climático y la acidificación del océano (por las emisiones de carbono absorbidas), el aumento de la contaminación, el desarrollo no sostenible de las zonas costeras y los impactos no deseados de la extracción de recursos, con la consiguiente pérdida de la diversidad biológica, disminución de la abundancia de especies, daños en los hábitats y menoscabo de las funciones ecológicas.

Es necesario revertir estas tendencias, aprovechando la enorme riqueza potencial de los océanos para construir una sociedad que utilice los recursos oceánicos con prudencia y que sea menos vulnerable a los riesgos relacionados con los océanos. Debemos adoptar una visión más dinámica de los océanos y renovar la comprensión sobre su capacidad. Tenemos que crear nuevas asociaciones y, al mismo tiempo, fortalecer las principales ya existentes, y desarrollar formas de compartir la riqueza de los océanos en provecho de todos.

El Pacto de los Océanos es una iniciativa orientada a establecer una visión estratégica útil para el sistema de las Naciones Unidas en su conjunto, en el cumplimiento de sus mandatos relacionados con los océanos, de una manera más coherente y eficaz, en consonancia con el documento final de Río+20, “El futuro que queremos”. Su objetivo es sentar una plataforma para que todas las partes interesadas colaboren y aceleren el progreso en la consecución del objetivo común de “Océanos sanos para la prosperidad”. Es esencial resolver los problemas del deterioro de la salud y la productividad de los océanos, así como la mediocre gestión de ese recurso. El Pacto de los Océanos estará sustentado por estrategias pragmáticas a corto, mediano y largo plazo, para incrementar la coordinación y cooperación intersectorial en los planos nacional, regional y mundial, así como dentro del sistema de las Naciones Unidas.

El objetivo es abordar los impactos acumulados de las actividades sectoriales sobre el medio marino, entre otras cosas, a través de la aplicación del enfoque basado en los ecosistemas y el principio de precaución.

El Pacto de los Océanos se basa en la gama de actividades existentes y en curso en las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas. El Pacto ayudará a los Estados Miembros a aplicar la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, y otros convenios e instrumentos pertinentes mundiales y regionales, y a promover la participación en dichos instrumentos.

El Pacto de los Océanos se guía por la idea primordial de instaurar una utilización, gestión y conservación sostenible de los océanos del mundo. Se basa en:

  • Los conocimientos científicos, tradicionales y autóctonos, de manera que estén equilibradas las tres dimensiones fundamentales del desarrollo sostenible, a saber, social, económica y ambiental;
  • Una conexión global plenamente reconocida entre la tierra y el océano;
  • El tratamiento de los factores del uso humano que causan efectos no deseados en el bienestar de las personas y en los océanos, y
  • La reducción de la vulnerabilidad de las comunidades costeras ante los desastres relacionados con los océanos. Ello se aplica particularmente a los pequeños Estados insulares en desarrollo y a los Estados y regiones situados en tierras bajas.

El Pacto de los Océanos apunta a movilizar y reforzar la capacidad del sistema de las Naciones Unidas para apoyar las acciones de los gobiernos, y promover la colaboración de las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, los científicos, el sector privado y la industria para hacer frente a los desafíos que plantean la protección y el restablecimiento de la salud y la productividad de los océanos, en provecho de las generaciones actuales y futuras.

Una iniciativa de BAN KI-MOON, Secretario General de las Naciones Unidas

Aquí puede descargar el texto completo en español de la iniciativa:  Pacto de los Océanos

Fuente: Oceans Compact 12 de agosto de 2012, en Yeosu (Corea), División de Asuntos Oceánicos y del Derecho del Mar de la Oficina de las Naciones Unidas de Asuntos Jurídicos, ONU

Descargue la declaración completa de Oceans Compact: Árabe | Chino | Inglés | Francés | Ruso | Español

Descargar esta información en PDF Download PDF
PrintTwitterGoogle+TuentiLinkedInDeliciousMySpaceCompartir

Los comentarios están cerrados.