El desastre ecológico del Hielo Negro

Cuando la compañía British Petroleum derramó 4,9 millones de barriles de petróleo en el golfo de México en 2010, el mundo entero se emocionó con la noticia. La industria petrolera rusa vierte 30 millones de barriles en tierra cada año -siete veces la cantidad volcada en el desastre de la plataforma Deepwater Horizon-, y el derramamiento se encubre con un manto de secretos y corrupción. Además, cada 18 meses más de cuatro millones de barriles de crudo acaban en el fondo del océano Ártico, lo que lo convierte en un problema que implica y afecta al mundo entero.

Vertidos petroleros en la región de Komi

Después de analizar las imágenes de satélite para identificar los lugares afectados por los vertidos de petróleo, un equipo de Greenpeace se trasladó a Komi y a otras regiones árticas y subárticas para investigar y documentar los vertidos de crudo y exponer el impacto ambiental. Todas las fotografías fueron tomadas durante un periodo de tres días en solo uno de tantos puntos críticos en Rusia.

El ciclo del petróleo: corrupción y contaminación.

El intenso trabajo de desarrollo realizado por la industria del petróleo y del gas va acompañado, generalmente, de grandes campañas de relaciones públicas enfocadas a los residentes locales, con el fin de convercerlos de que la perforación petrolera y la producción son absolutamente inofensivas, y que contribuyen positivamente al desarrollo global de la región y de su infraestructura.

¿Cuánto petróleo se ha vertido en Rusia este año?

Las condiciones climáticas extremas, junto con la falta de mantenimiento han dado lugar a una filtración lenta, pero constante, de petróleo por las grietas de las tuberías. Además, sigue siendo “ilegal” la quema de gas asociado (60% del cual es metano- emanación de poderoso efecto invernadero-). Rusia quema anualmente alrededor de 40 billones de metros cúbicos de este gas.

El colapso de la comunidad

Grupos indígenas del norte de Rusia, de Siberia y del Lejano Oriente de Rusia, unas 250.000 personas, son algunos de los grupos más vulnerables de la sociedad rusa. Su economía y su forma de vida dependen directamente de la pesca, de la caza, de la cría de ciervos y de la recolección. Por ello, el desarrollo de las industrias extractivas, de la pesca privada y de la industria en los bosques ha afectado negativamente a sus territorios tradicionales, así como a su derecho a mantener sus usos y costumbres en relación con la Tierra.

Desde los 12 años de edad hasta su retiro a los 72, Kanev Vyacheslav Vasilyevich crió renos del pueblo en Komi, Ust’-Usa.

Los renos necesitan un terreno libre y amplio. Hoy, los terrenos de Komi están invadidos por más de 3.000 mil pozos de perforación, millones de kilómetros de tuberías, numerosas carreteras, senderos y vías de acceso para la industria del petróleo. Kanev dice que él tenía que conducir a sus animales más y más al sur para proporcionarles pastizales intactos. Los renos se negaron a comer el musgo y los líquenes de la región contaminada. La extensión de la industria del petróleo ha imposibilitado la reproducción de los renos y ya no es un modo de vida viable.

Valery Bratenkov

Valery Bratenkov trabaja como capataz en los campos petroleros fuera de Usinsk. Por la tardes, él participa en un grupo ambiental local. Bratenkov indicó a sus jefes que el derramamiento de petróleo ocurre a menudo debajo de sus narices y les dijo que arreglaran las tuberías. “Ellos se ofendieron y dijeron que costaba mucho dinero.” (Fuente: AP en el lugar con Greenpeace)

En el área de extracción de petróleo, el derrame de crudo forma lagos tóxicos, asfixia la vegetación, penetra el suelo y se filtra por las aguas subterráneas. En la pequeña villa de Ust’-Usa la gente vive todos los días las consecuencias de la actividad petrolera.
drinking water

 

Los jóvenes en la villa de Kolva tienen pocas esperanzas para su futuro. Sufren por el gran desempleo, muy pocos consiguen trabajo con las compañías petroleras y otras oportunidades son limitadas. El alcoholismo es también otro problema.La tasa de suicidio en Rusia está considerada como una crisis nacional. En la República de Komi, el índice es casi el doble del promedio nacional y entre las comunidades indígenas las tasas de suicidio se incrementan hasta tres veces este nivel.

Spring melt reveals oil spilt through the winter
Un pescador en Kolva muestra su escasa captura. “Hace 40 años que llegaron para perforar y extraer petróleo, y sólo dejaron que borboteara en el terreno y los ríos hasta que los peces nadaron con la panza hacia arriba. Después supimos como sería el futuro.” Pescar, cazar y cultivar eran las profesiones tradicionales en Komi pero, actualmente, nadie puede vivir de ello otra vez.
En el gran invierno del Ártico, el petróleo gotea de manera inadvertida de numerosas rupturas en las tuberías subterráneas. Con el incremento de las temperaturas en verano, enormes cantidades de petróleo se combinan con el agua y la evaporación de los ríos. “La primavera es la peor época”, dicen los habitantes de Ust’-Usa. “Entonces hay petróleo en el agua, en el aire, en la comida, en todos lados. Apesta a petróleo. La primavera es la peor de las estaciones”.

 Rusia reclama el territorio ártico

Lecciones que se deben aprender

De acuerdo con un representante del Ministerio Ruso de Recursos Naturales, “El desarrollo de la plataforma continental rusa está caracterizada por las condiciones de trabajo más complejas y requiere del uso de tecnologías nuevas y únicas. Entre las principales limitaciones se encuentran: dificultad extrema, condiciones de ingeniería geológica, la carencia de infraestructura, la lejanía en las áreas de extracción de la bases de soporte costeras, y la ausencia de tecnologías probadas para el desarrollo de la extracción petrolera submarina y campos de gas en el Ártico.”

Si la industria del petróleo y gas en Rusia ha sido incapaz de cumplir los reglamentos en los campos petroleros existentes -a pesar de tener todas las capacidades técnicas necesarias-, ¿por qué tenemos que creer que mostrará mayor responsabilidad a los problemas ambientales si comienzan a perforar en la zona de alta mar del Ártico?

Documentos clasificados estatales de gobiernos anteriores al actual, que afrontaron derrames de petróleo en aguas heladas, califican como “casi imposible” e inevitable contener los errores que romperían el frágil medio ambiente del Ártico.

Fuente: Greenpeace España (contiene gráficos interactivos)


Descargar esta información en PDF Download PDF
Share
Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.